Bellezas venezolanas: María de Luz Da Silva, una diosa bajada del cielo